miércoles, 6 de octubre de 2010

Posesión

Recién volviendo del CABA, habiendo salido de entregar un TP y rendir un examen, escucho mientras caminaba por la cuadra de Callao, entre Perón y Sarmiento, a un hombre gritando. Pero... ¿acaso estaba gritando "respetá la moral de mi país"? Debo haber oído mal, no tiene sentido eso...

Pero no, a medida que me acercaba más y las voces se hacían más nítidas, subí la vista y vi a un viejo (pero en un estado relativamente bueno, no parecía muy encorvado, capaz no tenía tantos años como creí tampoco) canoso gritándole a una pareja de hombres que tenían acento extranjero, latinoamericano. No podría definir la orientación sexual de los dos hombres porque no me detuve. Ahora que lo pienso capaz hasta hubiera sido gracioso (con un poco de sentido del humor ácido) pero en el momento estaba mentalmente muy cansado y solo quería volver acá para distenderme.

Tampoco capté qué argumentaban los extranjeros, me pregunté sobre su sexualidad porque por un momento pensé que tal vez sería una discusión que implicara ese tema. No se me hacía tan extraño que el viejo les recriminara que andaran de la mano o algo así, y que, al darse cuenta que no eran argentinos, los acusara de traer su promiscuidad a nuestras calles porteñas. Sea como sea, y haya sido cual haya sido el disparador, el viejo les reprochaba algo que no quería en "su país".

La cuadra que me quedaba hasta el subte y el tiempo que esperé en el andén (ya que al bajar se estaba yendo un tren) me quedó esa frase en la cabeza, e inevitablemente, pensé en todo esto.

Pensé en la posesión. Ya alguna vez concluí y enuncié, no sé si acá pero sí sé que en Facebook, que nadie puede poseer realmente nada porque ni la vida nos pertenece, ya que esta nos es regalada (o prestada, depende cómo conciban la muerte). Y como es en vida que nos movemos, todo lo "ganado" acá, como parte de un capital ajeno, no nos lo podemos apropiar. Pero como ya hablé de eso no quería ponerme reiterativo, además de que no es esto en lo que pensaba, sino que le di una vuelta más a la rosca.

Acepté que el viejo claramente está lejos de concebir la imposibilidad en la posesión. Entonces colgué filosofando sobre posibles formas de interpretar esa supuesta posesión. Él dijo "mi país", pero, si no fuera un político o funcionario público de algún tipo (ya que algunos podrán asociar posesión y pertenencia a los que estén a cargo de ese algo) ¿por qué sería este su país? ¿Porque nació acá? Eso me suena más a que él le pertenece a Argentina, en vez de Argentina perteneciéndole a él. Entonces me acordé de la maldita y difamadora astrología solar. Por más que no la defienda ni practique, en la astrología solar (la que cualquiera que no sepa de astrología concibe como ASTROLOGÍA) se aplica lo que acabo de decir... a medias. Uno suele preguntar "¿de qué signo sos?", y tiene cierto sentido. Los signos son demasiado más grandes que un humano como para pretender ser dueño de ellos, pero uno nace con su Sol en algún signo, y por ende no es tan raro pensar que "es" de ese signo. Aunque, también, el otro le podría contestar "mi signo es..", y ahí volvemos a lo mismo.

Tanto pensar en esto me hizo concluir en que tal vez sería más fácil cambiar el significado del concepto de posesión y pertenencia. Ya que sin duda son palabras útiles para expresarnos (y sí, también podríamos cambiar las palabras, cambiar el idioma, pero me encuentro en un momento más realista y práctico así que no lo propondré). En cambio si entendemos por posesión una mera relación vincular, de algún tipo, ni siquiera muy definido, entonces todo podría marchar un poco mejor. Y no estoy hablando de que logremos la paz mundial, sino de cada uno alcanzar una minimísima paz interior mayor, lo cual, eventualmente, lleva a la paz mundial, jajaja.

Yo no creo que deje de usar estas palabras, nunca fuí partidario de reducir el vocabulario, para mi si las palabras existen hay que usarlas. No me llevaría bien con los magos que no se animan a decir Voldemort (o los argentinos que no dicen Menem). Sí me gusta resignificar y reciclar palabras. Así que desde ahora en más, cuando haga referencia a algo mio, sepan que simplemente estoy estableciendo algún tipo de relación rápida de mi hacia ese algo o alguien y nada más.

Muchas gracias.

2 punicomentarios en esta punientrada:

cronopia dijo...

sólo vos podrías haberlo explicado tan bien
una vez más, te aplaudo

G. Lavender dijo...

No me llevaría bien con un mundo que no tuviera cierto potencial mágico, por eso y aunque amo las palabras voy a dejar de decir "Menem"... me parece entretenidísimo xD

Publicar un comentario