jueves, 4 de junio de 2009

El día en el que mandé a la mierda a la UBA

[UNA VEZ ESCRITA LA ENTRADA] Uh, me fui a la mierda. No era mi intención contar todo mi CBC xD Voy a marcar en cursiva mi historia pasada que acá cuento, y en texto normal la anécdota per se que me compete. Ahora sí, guarda que empieza:

Me encontraba en mi cuarto en aquella mañana de Jueves trabajando en mi entrega que debía ser presentada horas más tarde en el pabellón 3 de Ciudad Universitaria. La famosa FADU.

Era un día prometedor, el cielo estaba despejado, y yo empezaba lo que había sido planteado en clase hace tres semanas. Nada nuevo para mi, que ya había vivido muchas otras entregas de la misma forma, con apuradas, nervios y pocas horas de sueño en las últimas horas previas a las fechas decisivas. Lo que sí me resultaba nuevo era... que seguía en la misma modalidad en la que había estado toda la última semana: Pateador.

En mi experiencia, las entregas siempre se presentaban de la misma manera. Una consiga era dictada en clase con suficiente tiempo para que uno la resolviera cómodo. No me dedicaba a ella hasta días antes de la entrega, en los que empezaba a tirar algunas ideas, y tal vez hacía algo. Y el trabajo concreto empezaba el día anterior, se prolongaba toda la noche, y terminaba ya casi sobre la hora de clase, lo cual me hacía llegar tarde (considerando que salía de mi casa ya empezada la clase y teniendo una hora de viaje hasta Ciudad). Viajaba con todos los nervios del mundo por llegar y no encontrar a nadie. Y al final lo lograba, entregaba, y bajaba al patio central a comprarme un bien merecido alfajor que comía sentado, tranquilizándome, y prometiéndome que esa sería "la última vez que vivía esa angustia al pedo". Luego a los días me enteraba que había aprobado y olvidaba todo lo aprendido para repetir el mismo proceso en la próxima entrega de la misma o de otra materia.

Pero esta vez... esta vez fue diferente. Sabía que no era un laburo que pudiera hacer en una tarde, noche, y mañana. Por eso una semana antes sabía que tenía que empezar, que ya había perdido dos semanas pero igual llegaba... si empezaba en ese momento. No lo hice. Perdía mi tiempo, evadiendo mis tareas. En el fin de semana no salí, para poder hacer algo, que no hice. Desperdicié el finde como los días de la semana hasta que, como por obra de magia, era Miércoles a la noche. Empecé a hacer algo... de mala gana. A las pocas horas me dio algo de sueño, no mucho, un poco, pero era suficiente como para querer dormir. Ni siquiera me propuse combatirlo como las otras veces, en las que los nervios de no llegar me daban fuerzas para trasnochar. No tenía ganas y me dormí tres horas. A la mañana del Jueves me desperté y empecé a hacer lentamente unas cosas... Faltaban pocas horas y era todo el tiempo que tenía para resolver algo que sabía me llevaría más de un día para hacerlo como hubiera querido. Okay, soy muy perfeccionista, lo sé. Renunciando a esas autoexigencias podría haber sido resuelto en menos de un día, pero claramente ni eso tenía ya.

Era consciente de todo esto, y esperaba lógicamente las fuerzas salvadoras de último momento, las que me harían trabajar a toda máquina por lo que quedaba hasta tener que partir y me harían llegar apurado, angustiado y nervioso a aprobar. Pero no venían, y las horas pasaban...

Fue entonces que mi pieza fue atravesada por una luz nueva. Si bien mi espacio de trabajo estaba muy alumbrado ya, por la luminosidad natural que entraba por los ventanales y por, además, las lámparas del techo y del escritorio que estaban encendidas, entró una luz arrasadora, de magnitud incomparable a las ya presentes. Era luz directa del Sol. Se ve que este astro venía ascendiendo desde el horizonte por detrás de un edificio que está frente a mi balcón. Yo no me había dado cuenta, de hecho no me había dado cuenta que el cielo estaba despejado. Y es que tenía las cortinas cerradas y la luz que entraba era la misma que suele entrar en un día nublado. Pero no, no era el caso. El cielo estaba despejado y el Sol, en tanto superó esa construcción humana, empezó a calentar mi cuarto aún más de lo que ya estaba (y es que hace poco me había comprado uno de esos paneles Ecosol que tienen que estar un par de días prendidos la primera vez que se los enchufa y este ya llevaba como 90 horas).

Por algún motivo esto me emocionó, sentí que me reconectó conmigo, y tuve que abrir las cortinas inmediatamente. Aprecié el Sol majestuoso y no recuerdo bien si salí o no al balcón, tal vez sí pero no me habré quedado mucho supongo porque hacía frío. Sea como sea, me encontré a mi mismo en mi cuarto, horas antes de una entrega para la que no tenía nada resuelto, y lo que apenas había empezado necesitaba un milagro para llegar a convertirse en algo que mínimamente me permitiera aprobar. Y fue entonces cuando me di cuenta... que eso era cualquiera.

Convoqué a mi hermano Jonas y a mi amigo y compañero de experiencias espirituales Pinus en una charla de MSN para pedir consejo. Pregunté si tenían 10 minutos para dedicarme y tras su consentimiento empecé a relatar mi situación.

Mi situación... era además de lo que ya he contado, la carga de una promesa que me había hecho hace tres años, y los miedos que en ese tiempo se habían acumulado en mi. Yo empecé el CBC para Diseño de Imagen y Sonido (originalmente Industrial pero al cuatrimestre me cambié, aunque igual me comí Antropología, jajaja) en el 2006, año siguiente a mi egresión de la secundaria. Era lo que me parecía correcto en su momento, había que "aprovechar el tiempo". La vida pasa rápido y los estudios oficiales está bueno sacárselos de encima para poder trabajar cuanto antes de lo que a uno le gusta, y así poder seguir estudiando más cosas, o haciendo otras que uno disfrute, etc. Pero ese año pasó, y yo poco había logrado. Había dejado muchas materias y me faltaban la mitad más o menos, para fin de año. Durante ese verano tuve una crisis que me llevó a querer dejar la UBA ya en esa época, y el primer cuatrimestre del año 2007 no cursé nada. Mi idea era conseguir laburo pero eso no pasó, aunque sí empecé a estudiar astrología, y a mitad de año me encontré con que no había aprovechado el tiempo como hubiera querido, por lo que decidí volver y fue ahí en que me prometí... que terminaría el CBC aunque fuera lo último que haga.

Terminó el 2007... Empezó el 2008. Empecé a estudiar astrología en la Fundación CABA (antes lo hacía de forma particular con una astróloga en un grupo pequeño de tres personas). Empecé a trabajar ahora sí (curiosamente en un chatcenter que difamaba la astrología, lo cual no me dejó libre de más crisis internas y replanteos de valores). Y continué en el CBC. Parecía haberme activado, ahora sí, por primera vez en mi vida. Estaba haciendo muchas cosas. Pero no la estaba pasando bien, cursando durante mis francos, no teniendo días libres. Y me quedé libre (probablemente a propósito inconcientemente) en Proyectual 2. Continué con Dibujo (que es anual) y a mitad de año no quise volver a intentar dar Proyectual 2, decidí empezar acrobacia en la escuela de circo Redes, como para no solo estudiar sino también disfrutar algo que me gustaba.

Terminó el 2008. Yo había para entonces cursado cinco cuatrimestres de los seis disponibles para aprobar el CBC, tras los que, una vez acabados, uno tiene que dar las materias que no haya aprobado para ese entonces de forma libre (o por UBA XXI las que se pueden dar así). Ya habiéndome cambiado de laburo en el verano a un kiosco, no soportando más el chatcenter, decidí dejar esto también para esta vez... ASEGURARME que aprobaría Proyectual 2. Esta vez era bíblico. Era la última posibilidad. También me quedaba Soceidad & Estado, pero esta sí se podía dar por UBA XXI una vez pasados los seis cuatrimestres, así que decidí dejarla para la segunda mitad de año.

Empecé a cursar y la cátedra parecía fácil, prometía una éxito fácilmente asegurable, y la primera entrega... si bien fue medio dejada para el final, no fue enfrentada con muchas penas. Lo cual pareció malacostumbrarme, porque la segunda sí fue completada de pedo mal, ya que el día en cuestión, me encontraba afuera del aula, en unas mesas terminando y eran las 6 p.m. cuando la entrega era de 3 p.m. a 4 p.m. y el profesor me encontró ahí y me dijo que ya era tarde, que lo traiga la próxima. Yo sin poder reaccionar me quedé mirándolo y me dijo que bueno, que vaya al aula, que lo veía rápido. Fui, sin pensar siquiera en la vergüenza que me daba todo eso y en la poca cara que tenía. Y me saqué un "entre 5 y 6".

Una parte de mi se prometió, ya automáticamente, "es la última vez que lo hacés así, eh", como era la costumbre, pero otra parte de mi se empezaba a dar cuenta... que perdía el interés en estas vivencias.

Lo que antes me hacía sentir "poderoso", por así decirlo, es decir, el poder aprobar sin mucha dedicación, el zafar, ya no me interesaba. No quería demostrar mis capacidades de esa manera tan... deshonrosa. Pero no le di mucha bola a estas ideas que empezaban a aparecerme, yo me había hecho una promesa, yo terminaría el CBC aunque fuera lo último que haga.

De vuelta a mi pieza el Jueves en cuestión. Tercera entrega en pocas horas, y el Sol disparándome rayos de luz por mi ventana. Me di cuenta que... hace mucho no me sentaba a disfrutar del calor del Sol, de la inmensidad del Cielo, del misterio de la Luna, de la vitalidad del pasto y de la belleza de la Naturaleza. Me sentí... desviado del camino (que yo quiero recorrer, obviamente), por así decirlo.

Así que me encontraba chateando con mis dos hermanos y amigos y era evidente que yo ya había tomado una decisión, pero necesitaba de un otro para ayudarme a descifrarla. Tras un rato de tipeo me di cuenta que... ya no le tenía tanto miedo como creía a defraudarme. Si bien me asustaba un poco todavía, y es que, me sé una persona a la que le cuesta mucho perdonarse, y también soltar el pasado, me daba cuenta que ya no era tan terrible como lo hubiera sido antes (el romperme la promesa que me había hecho).

Tal vez eran las inmensas ganas de NO hacer lo que tenía que hacer lo que me hicieron sentir y razonar todo esto, jajaja, sea como sea, caí en la cuenta de que el tiempo había pasado... Yo ya no era el que había sido, el que se había prometido terminar el CBC. Y de hecho lo que fue en su momento un reto (terminar el CBC, que requería un disciplinamiento (no existe en la RAE la palabra, pero se entiende) que no tenía) se había transformado en estancamiento y la excusa perfecta para evadir el verdadero reto actual (buscar trabajo). Además Pinus me dijo "tenés la suerte de saber lo que querés hacer y lo que no, habiendo tanta gente en pelotas totales, yo por ejemplo xD, y te matás para cumplir una promesa de algo q ue no querés, no sé". Y tenía razón, había sido demasiado desperdicio de tiempo ya.

En ese momento me invadió una pequeña tristeza graciosa... Me daba como pena el que terminara así... Había imaginado desde siempre un final épico para todo este asunto. Una última corrida final, súper llena de nervios y angustias, que me hiciera temer lo peor para luego resultar en mi aprobación y finalización del CBC. Pero ya era solo... gracioso. Antes era algo que daba por hecho, IBA a ser así, era una certeza, ahora imaginar eso solo me resultaba gracioso y me daba ternura de lo bobo que puedo ser a veces, jajaja. Bobo por pensar que lo sé todo. Y es que bueno, la vida no se presenta siempre como uno imaginó, ¿nocierto?

Sea como sea, acertadamente me dijo alguno de los dos, que yo claramente ya había tomado mi decisión. Y era cierto. Agradecí, cerré la ventana. Llamé a mi madre al laburo, le conté todo lo vivido en la última hora, se conmocionó y se angustió un poco, pero me entendió y apoyó. Y luego al rato recibí un llamado de mi viejo, no sé para qué, pero lo aproveché para comunicarle esto brevemente y quedamos en vernos para hablarlo mejor, ya que por teléfono con él es difícil hablar. Ya en persona es difícil, así que imagínese uno por teléfono. Me eché a la cama un rato porque al fin y al cabo, había dormido solo tres horas. Y me despertó el portero eléctrico cuando llegó mi viejo. Fuimos al bar de la esquina a charlar y al rato estaba de vuelta en mi pieza, tranquilo, lo cual me indicaba que había tomado la decisión correcta, y con toda la vida por delante.

13 punicomentarios en esta punientrada:

Julia... dijo...

Puni, no puedo más que felicitarte! Hiciste lo correcto y se nota por como te sentís. Sabés lo que querés y eso de "sacarse los estudios de encima" nunca fue algo en lo que yo creyera. Menos cuando se trata de una posible carrera.

Bien por vos! A ver cuando celebramos!

Puni dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Puni dijo...

Sos una cagada, me hacés borrar mi propio comentario en mi propio blog. Ay, ay, ay, cuánto he de quererte para respetarte...

Julia... dijo...

Me siento tan especial! ^^

inspirada dijo...

por un lado hubiera querido q dejes antes, jajaja, obviamente cuando yo te dije q dejes =P... por el otro, me parece más copado q vos te hayas dado cuenta de las cosas que hablamos las millones de veces q hablamos del cbc...
porq así es más sincero, no es "porq me aconsejaron", sino "porq quiero y a la goma"
y bueno, eso es vivir...


adórote
(sí estoy así... como... antigua)

Flor dijo...

no, Puni! no te puedo creer!! cómo has dejado tus estudios?! qué harás de tu vida??? oh noooooooo *se tira por el balcón*

Evidentemente tus deseos eran otros :) descubriste el puniverso de la astrología, la puniacrobacia y sé que vas a trabajar como dibujante de storyboards y ganarás millones (L) jaja

Me alegro que te encuentres bien con vos mismo, eso es lo importante.

Besito gati :)

hollowland dijo...

eso de la cantidad de cuatrimestres para rendir no es mas asi, me lo dijo una de dibujo que esta cursando hace años tmb

se dice "una disciplina" xD


y que proyectos futuros tenes ahora?

soy tot :}

srta.ligustrina dijo...

la simpleza y yo no somos buenos amigos/amigas....como sea xD

lo verdecitos sirve para todo (?)
como el caramelo con forma de labios...nunca supe si veias los simpsons.
me llaman en el sotano (?)

ahi se veeee (:
felicidades de nuevo .D

srta.ligustrina dijo...

pd: le cedo los derechos de usarlo como comentario de blog, contratapa de historieta, base para guion de cine (?)

Pato dijo...

*me ves tirado en la puerta tomando fernet.. PURO*


"Hiciste bien muchacho, yo tambien deje la escuela y soy un rey!" *escarba algo donde se sentó* "OH una lata! es un buen dia, vale todo un centavo!"

*volves corriendo a la UBA*

XD a full man, FIesta

MICAELA dijo...

un dia compremos un kilito de naranjas y comamos hasta anaranjarnos jajajaja

No es nada :)

MICAELA dijo...

pero si las cortas en 4 barquitos no.
ya vas a ver que no se te tapa nada zopenco!


(:

Déborah dijo...

me dejaste en banda, digamos

Publicar un comentario